¿Sabes porqué se bloquea tu creatividad?

La creatividad es la capacidad que tenemos los seres humanos para conectar ideas; anteriormente se tenía pensado que esta alcanzaba su punto máximo de desarrollo durante la infancia y adolescencia, pero, gracias a los avances dentro del campo de las neurociencia se ha descubierto que la creatividad podría interpretarse más bien como un músculo, y como tal requiere de práctica y entrenamiento para que tener mejore resultados.


Es común pensar que ser creativo sólo le corresponde a personas que se dedican a campos del diseño, las artes y el entretenimiento pero la verdad es que todos podemos considerarnos creativos. Al comienzo no es fácil puesto que estamos acostumbrados a basarnos en pensamientos lógicos y que nos brinden cierta comodidad; antes de comenzar a ejercitar descubramos cuales son algunos bloqueos que nos pueden limitar este pensamiento: ¡conócelos y hazles frente!


Basarnos en la respuestas lógicas y estereotipadas.

Usualmente negamos a nuestro ser creativo ya que muchas veces nos han dicho que las ideas que tenemos no funcionan o son absurdas. La creatividad no busca que ser viable, busca que explores campos a los que no estás acostumbrado, libera tu imaginación.


Percepción cerrada: tu criterio y no hay más.

Nuestro cerebro está diseñado para protegernos del peligros, muy dificilmente distingue entre un riesgo ficticio o uno real, es por ello que nos cuesta mucho trabajo el cambio, ya que este es exponernos a un nuevo riesgo. Ayuda a tu mente a hacer la distinción de que este cambio si bien es un riesgo, no te traerá ningún daño. Comienza poco a poco.


Excesiva familiaridad con el problema: te encasillas en la operación.

Una constante con los diseñadores es que deben tomar descanso cortos puesto que suelen ocurrir vicios al estar trabajando sobre un diseño por mucho tiempo. Lo mismo sucede bajo cualquier trabajo que requiera generar ideas. No pases largas horas enfocado en una sola cosa. Descansa, toma aunque sea 10 minutos cada hora para despejar tu mente.


Preocupación “por el qué dirán”: la sociedad te pesa.

Todos hemos pesado en que nuestro trabajo no es suficiente (a esto s el denomina como síndrome del impostor) pero piensa... si no fueses capaz ¿te hubieran deja a cargo de la tarea? o bien ¿hubieras llegado hasta donde estás? Si tienes dudas de algo, pide una opinión, pero no tengas miedo de llevar tus ideas a la realidad.


Bloqueos emocionales: hay un sentimiento atorado que no te deja avanzar o cambiar.

Somos seres humanos y ello conlleva a que experimentemos varias emociones a la vez, si has estado trabajando en un proyecto por mucho tiempo y no avanzas, reflexiona ¿Cómo te sientes en es momento? ¿Tuviste alguna pelea o existe una preocupación que esté dando vueltas en tu cabeza? Aunque no lo creas, las situaciones emocionales suelen ser afectar nuestra productividad. No se trata de suprimirlas pero el pararnos 2 minutos a reflexionar nos ayudará a gestionar esa emoción que nos está bloqueando.


Como puedes notar, para iniciar a ejercitar nuestro ser creativo primero debemos explorar nuestra propia percepción sobre la creatividad y convencernos a nosotros mismo que podemos llegar a ser grandes creativo, sólo es cuestión de animarnos a dar el paso.







Nos encontramos en
Síguenos en
Obrero Mundial 188, Del Valle, CDMX.
55 4635 2955
  • Instagram
  • Facebook
  • LinkedIn
  • WhatsApp